LA OBLIGACIÓN DE FACTURAR Y TIPOS DE FACTURAS

LA OBLIGACIÓN DE FACTURAR

La normativa donde se recoge la obligación de facturar de los empresarios y profesionales es la siguiente:

Artículo 29.2.e) de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria

Artículo 164, apartado Uno, número 3º de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido.

Artículo 2.1 del Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación aprobado por el artículo primero del Real Decreto 1619/2012, de 30 de noviembre.

Todos los empresarios y profesionales están obligados a e emitir factura por las entregas de bienes y prestaciones de servicios que realicen en desarrollo de su actividad y a conservar copia de la misma. También deben expedir factura en los supuestos de pagos anticipados, excepto en las entregas intracomunitarias de bienes exentas.

TIPOS DE FACTURAS

Factura ordinaria: es la factura que utilizaremos normalmente. Su contenido obligatorio es:

  • Número y serie de factura.
  • Fecha de expedición
  • Nombre completo, NIF y domicilio tanto del emisor de la factura como de su destinatario.
  • Descripción de los bienes o servicios por los que se factura. Deberá ser suficiente para su identificación y contener su precio por unidad sin el impuesto (la base imponible) y cualquier descuento o rebaja que no esté incluido en el precio unitario.
  • El tipo o tipos impositivos de IVA aplicados a las operaciones y la cuota o cuotas tributarias que deberán figurar por separado.
  • En caso de retención IRPF el tipo aplicable y su cuota por separado.
  • Las fechas de los bienes y servicios y de su pago anticipado si no coinciden con la fecha de emisión de la factura.
  • Si contiene operaciones exentas o no sujetas a IVA referencia a las normas porque lo son.
  • Si se facturan medios de transporte nuevos los datos de su puesta en servicio y su uso hasta la entrega.
  • Si el IVA se aplica en algún régimen especial (agencias de viajes, bienes usados, etc) deberá indicarse.
  • Si el sujeto pasivo del impuesto es el adquirente se indicará con la frase “inversión del sujeto pasivo”.

Factura simplificada: Sustituye a los tickets de caja y es, físicamente, igual a dichos tickets. La información mínima que debe contener es

  • Número y serie.
  • Fecha de expedición y, si es distinta, de la operación.
  • NIF y nombre del expedidor.
  • Identificación de los bienes o servicios que se cobran.
  • Tipo impositivo, puede contener la expresión “IVA incluido”.

Este tipo de facturas sólo se puede emitir en los siguientes casos:

  • Cuando su importe, IVA incluido, no supere los 400€
  • Las facturas rectificativas (que deberán cumplir los requisitos de las mismas).
  • Las autorizadas para ello por el Departamento de Gestión Tributaria.
  • Las operaciones en las que la normativa anterior permitía ticket de caja que no excedan de 3000€, en concreto.
    • Ventas al por menor: en las que el comprador es un consumidor final y no actúa como empresario o profesional.
    • Ventas o servicios en ambulancias.
    • Ventas o servicios hechas al domicilio del consumidor.
    • Transporte de personas y equipajes.
    • Restaurantes y bares y suministro de comidas y bebidas para consumir en el acto.
    • Salas de baile y discotecas.
    • Servicios telefónicos en cabinas o mediante tarjetas que no identifiquen al portador.
    • Peluquerías e institutos de belleza.
    • Instalaciones deportivas
    • Revelado de fotos y demás servicios de estudios fotográficos.
    • Aparcamientos
    • Videoclub
    • Tintorería y lavandería.
    • Autopista de peaje.

No se podrá utilizar la factura simplificada en las entregas intracomunitarias, las ventas a distancias, cuando el proveedor no esté establecido en el territorio, exista inversión del sujeto pasivo y las no localizadas en el territorio del impuesto.

El receptor de la factura no podrá deducirse el IVA salvo que en la factura conste su NIF y domicilio y la cuota repercutida de forma separada.

Factura rectificativa: se emite y envía para modificar otra factura anterior, llamada factura rectificada, en los siguientes casos

  • Cuando no se hayan cumplido los requisitos de facturación de los arts. 6 y 7 del Reglamento de Facturación por error u omisión.
  • Si se han renegociado las condiciones de la operación y, por tanto, se produce un cambio de estas (precio, plazos, calidades, etc).
  • Por devolución o anulación de entrega de mercancías o servicios, es lo que se suele llamar factura de abono, aunque la legislación no utiliza este nombre.
  • Por una incorrección o cambio en la normativa de la aplicación de impuestos (IVA, retenciones, etc).
  • Cuando se sospeche la insolvencia del receptor o entre en concurso de acreedores.

Este tipo de facturas no llevan numeración correlativa con las facturas ordinarias, sino que tendrá una numeración aparte y se debe indicar de forma clara y expresa que se trata de una factura rectificativa y contener los datos identificativos de la factura a la que rectifica

Factura proforma: no es una factura ya que no está reconocida por la normativa legal y reglamentaria sobre facturación, por tanto no produce efectos contables ni fiscales como factura. Este documento se puede utilizar para informar al destinatario de que se va a emitir esa factura con el fin de que la revise, como oferta comercial etc.

Factura recapitulativa: Su forma, contenido y emisión es exactamente igual que la factura ordinaria, solo se diferencia de esta en que, si se realizan durante un periodo concreto, varias operaciones entre el mismo emisor y cliente pueden optar por emitir una única factura por todas las operaciones realizadas durante este periodo las cuales pueden estar representadas por albaranes de entrega o, incluso, pagadas en su momento.

Factura electrónica: es exactamente igual que una factura ordinaria por lo que tiene que cumplir los mismos requisitos y tiene los mismos efectos jurídicos, contables y fiscales, pero en vez de estar emitida en papel se realiza por medios telemáticos.

La autenticidad de la Factura-e garantiza por medios electrónicos (firma electrónica avanzada, intercambio electrónico de datos u otros medios comunicados y aceptados por la Agencia Tributaria.

El programa KUBBOS, ayuda a tener una facturación eficiente y poder ahorrar tiempo en la elaboración de las facturas, además de tener un control de estas. https://www.kubbos.com/tour/facturacion

Kubbos puede ayudarte a gestionar tu negocio tanto si eres autónomo como empresa desde solo 9€ al mes y desde cualquier lugar con una conexión a Internet.Si quieres conocer todas las ventajas de Kubbosponte en contacto con nosotros

Escribir un comentario

Tu email no será publicado. Los campos marcados con (*) son requeridos




This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.